domingo, 31 de agosto de 2008

Las fotos de Nike Human Race 10k

¡La corrí en 39:15! Quería compartir las fotos con vos.

sábado, 30 de agosto de 2008

Listas publicidades para la de Nike

Había 4 publicidades, en fila. La idea es el mismo de su tema de "Competir contra del mundo" (¡con su nueva technología, por supuesto!)

Recibí un mail de un amigo que vive en Dallas. Él estaba haciendo bromas sobre nuestra competición en el Human Race. Pensé su mail era gracioso y quería compartirlo con vos. Fijate el mail y las fotos.

"I KNOW you're not trying to compete with me! It's NO competition if I am 5 minutes behind you! But believe me when I say this. I WILL, ONE DAY, TRY TO COMPETE WITH YOU!!! And may the BEST man or woman win! So take that! LOL! ;-)
I LOVE YOU!"

miércoles, 27 de agosto de 2008

Galletitas de chips de chocolate

Hace poco me agarró un antojo de comer una galletita de chips de chocolate. Busqué por todos lados y no pude encontrar el tipo que me gusta – blando adentro, crocante por fuera y lleno de chips de chocolate y nueces. Soy el tipo de persona que piensa que un postre no es un postre a menos que incluya chocolate. Por otra parte, las galletitas de chips de chocolate son uno de mis favoritos absolutos (el otro es brownies). Pienso que son una de las mejores cosas en la vida. (-:

No soy una buena cocinera, pero al darme cuenta que la última vez que había comido fue en febrero, cuando visité a mi familia en Texas, empecé a pensar que ahora era un buen momento para aprender a hacerlas.

Después de leer detenidamente un par de páginas webs para encontrar recetas, finalmente me decidí por una que no parecía demasiado complicada ni exigía ingredientes exóticos. Me fui, compré todo de lo que necesitaba y me pasé casi toda una tarde preparándolas. Mi horno acá no tiene números en el dial, así que después de sacar una bandeja de galletitas crudas y otra de galletitas quemadas, finalmente empezaron a salir como yo quería.

No sé si te gustan las galletitas de chips de chocolate, pero me gustaría compartir la receta con vos.

Ingredientes:
1 taza de manteca, blanda
1 taza de azúcar común
1 taza de azúcar negra
2 huevos
2 cucharaditas de extracto de vainilla
3 tazas de harina tipo ‘0000’
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
2 cucharaditas de agua caliente
½ cucharadita de sal
2 tazas de chips de chocolate semi-amargo
1 taza de nueces cortadas

Preparación:
1. Calentá el horno a 175 grados C.
2. Batí juntos la manteca, el azúcar común y el azúcar negra hasta que la mezcla quede suave. Agregá y batí en la mezcla los huevos de a uno, luego añadí el extracto de vainilla y revolvé. Disolvé el bicarbonato de sodio en agua caliente y echalo en la masa junto con la sal. Revolvé la harina, los chips de chocolate, y las nueces. Colocalos con la cucharada en forma redondeada en una bandeja sin engrasar.
3. Horneá aproximadamente 10 minutos en el horno caliente o hasta que estén doradas por fuera.

Yo sé que hay muchas variaciones para las galletitas de chips de chocolate, y también más maneras de prepararlas, pero quería una receta básica con la que sintiera que podía hacerlas. Espero que te gusten tanto como a mí.

Te mando besos,
Jen

Retiré el kit de Nike hoy...

domingo, 24 de agosto de 2008

Los gestos de los argentinos

Hay muchas cosas que me encantan de Buenos Aires. Me encanta la ciudad: la arquitectura, los espacios verdes, los grandes monumentos que hay en el medio de la calle, el transporte público, el hecho de que la ciudad sea tan densa y compacta. Además, como soy una corredora, me encanta que haya cuatro estaciones distintas; aunque los veranos son calurosos y húmedos, no son nada en comparación con los que tenía que sufrir en Texas. Me encanta que hay muchos lugares para correr y que puedo sentirme segura cuando estoy corriendo sola (casi siempre (-:). También me gusta mucho la comida: la manera en que está preparada, en general lo que ofrecen para comer, y el hecho de que puedo ir a casi cualquier restaurante y siempre puedo encontrar algo que me guste.

Podría seguir enumerando cosas…

Lo que en realidad tengo ganas de decirte ahora es que hay algo que creo que hace a este lugar absolutamente especial. Es decir, muchos otros lugares tienen una gran arquitectura, comida rica o muy buen transporte público, ¿no? Cuando estaba pensando en lo que hace diferente a este lugar, la primera cosa que se me vino a la cabeza fue la manera en que los argentinos hacen gestos mientras hablan. Es algo en lo que probablemente pensaré por el resto de mi vida - algo que, pienso, agrega mucho color a la cultura de acá. Es algo que es difícil de explicar con palabras (y con fotos), pero quiero tratar de hacerlo de todas maneras.

Durante casi todo mi primer año de vida acá, cada vez que hablaba con alguien y veía hacer alguno de estos gestos pensaba para mí que la otra persona tenía que estar bromeando. En general, las personas en EE. UU. no usan gestos con tanta frecuencia como la gente de acá. ¡Era tan diferente para mí que me costaba creerlo! Además, uno de esos gestos se considera extremadamente vulgar en EE. UU. (prometo decírtelo después).

Acá va la lista de mis favoritos.

¡Ojo!
Es como “¡Cuidado!”

Este gesto hay que acompañarlo diciendo “¡Ojo!” a diferencia de otros gestos en los que no se dice nada.

Un ejemplo de cómo se usa es el siguiente. “Si cruzás la calle y seguís derecho vas a encontrar el parque, pero ¡Ojo! (y la persona que habla deja de hablar y hace el gesto) Aunque es un calle de mano única, los autos vienen de contramano.” Imaginate mi sensación la primera vez que una persona salió con eso hablando conmigo. Era como, “¿Qué es eso?”

¡Ni idea!
“No tengo ninguna idea.”

Este es el gesto que se considera muy vulgar en EE. UU. Cuando se hace esto allá significa f**k you o f**k off. ¡Entré en shock la primera vez que lo vi! Mi profesor particular de castellano fue la primera persona que lo hizo. Me acuerdo pensando “¡Este chico está completamente loco!”

¿Qué te pasa?
Es como “¿Cuál es tu problema?”

La primera vez que vi este gesto, estaba hablando con una amiga. Ella dejó de hablar, miró al costado, e hizo este gesto. Yo pensé, “¿Qué estás haciendo?”

Otra vez, estaba en un taxi y otro conductor casi nos choca. El taxista le respondió con el mismo gesto que le vi hacer a mi amiga.

La posta
“Lo mejor”

Este se hace mientras hablás. Se pone la mano en una determinada posición y se da un golpe de muñeca – a veces dos o tres veces remarcando bien ciertas palabras de la oración. La idea, acá, es enfatizar que, sea lo sea de lo que estés hablando, es lo mejor.

Algunos ejemplos. Puse una asterisco donde puede ser que vaya el gesto.

Usain Bolt corre *muy rápido*, y quiero decir *muy rápido*. Rompió el record mundial en el 100m y 200m.

Como "*La torta* que hace mi mamá no hay."

Te voy a dar/Vas a cobrar
“¿Te Portaste bien? ¡Porque si no…!”

Los padres hacen este gesto a los niños para indicarles lo que les espera cuando lleguen a su casa. Uno sólo de estos gestos tiene más efecto que mil palabras.

Bien
“Muy….(algo)”

Este se puede hacer hablando o no. Por ejemplo, cuando veo a mi amigo Ruben alrededor del Lago del Golf, muchas veces él hace este gesto para darme a entender que piensa que vengo rápido.

Otro ejemplo: cuando mi amiga Paula estaba hablando conmigo sobre cuánto corrieron en la clase del sábado, me dijo “Corrimos 8 pasadas de 100m, *muy rápido*” y ella hizo el gesto mientras me lo decía.

Sé que hay un montón de gestos más de los argentinos y estos son sólo 5. Decime si tenés uno o dos que a vos te gusten mucho. O, si sos de acá, decime si hay alguna cosa de los extranjeros que te guste.

Para mí, los gestos de los argentinos y especialmente las personas que hacen los gestos son parte del alma de esta ciudad.

Te mando besos,
Jenn

jueves, 21 de agosto de 2008

lunes, 18 de agosto de 2008

Esta publicidad para una próxima carrera me sorprendió mucho.

Acá en Argentina, el machismo es muy común. Cuando vi esta publicidad para una próxima carrera, creo que mi mandíbula cayó al piso de asombro – en serio. Dice “Hay días que quiero estar sola. Por eso dejo a todos atrás.”

Acá es la parte más importante: Hay una mujer que está corriendo delante de un hombre. Sí, la leiste correctamente. Están mostrando una mujer no solamente corriendo delante de un hombre, sino que la idea es que ella está pasando a este hombre. ¡Guau! ¡No me lo creo es demasiado!

La idea detrás de esta campaña de marketing es muy moderna, muy progresivo, muy ahora. Es reee, ¿qué es la palabra correcta?...re…re…¡2008! Fijate.

domingo, 17 de agosto de 2008

Fijate algunas fotos que recibí en una tarjeta de cumpleaños electrónica...

Un par de fotos de mi sobrino con su remera de cumpleaños para mi. (-:



Y una foto de algo que me encanta comer cuando estoy en EE. UU. - ¡donuts con azucar impalpable! Mi hermana sacó esta foto para mi en mi cumpleaños. Treinta y tres donuts con una velita en el medio.

sábado, 16 de agosto de 2008

martes, 12 de agosto de 2008

¡Feliz cumpleaños Sam!

Sam,
Llegaste a mi vida hace un año y desde ese momento no pude dejar de pensar en vos. Ya sabés, aun siendo mi sobrino, pienso en vos como una parte de mi: quizás sea porque te pareces tanto a mi hermana, o por la manera en que me haces pensar en el pasado y el futuro todo al mismo tiempo, o por la felicidad que siento porque traés tanta alegría a la familia, pero pienso en vos como si fueras un hijo.

Feliz cumpleaños Samuel Preston Lerer, te amo.


Gracias a Susan y Josh por haberte traído a este mundo y por todo el amor y el trabajo duro que hicieron durante este primer año.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Gooooooooood morning!

He sido corredora por mucho tiempo. En dos semanas, voy a cumplir 33 años y cuando pienso hacia atrás en cuántos años llevo siendo corredora, diría que empecé a correr cuando empecé la escuela secundaria, o en mi séptimo año de escuela. Tendría 12 años en ese momento. En realidad, nunca me senté a calcularlo bien, pero he sido corredora por 21 años ¡Guau!

Es gracioso porque cuando pienso en todos los kilómetros que he corrido y todas las ciudades en las que he vivido, una cosa que me surge es que usualmente hay alguien a quien veo todos los días en mi recorrida y que lo imagino como uno de mis amigos de correr. Esta persona puede ser o no ser corredora, pero es alguien que considero como una parte importante de mi correr.

Por ejemplo, no sé si alguna vez voy o poder olvidarme de un hombre, al que llamaría un personaje, en el Townlake Trail que está en Austin, Texas. (Austin tiene un circuito de 4, 5, 7 y 10 millas que va alrededor de un trecho del Río Colorado en pleno centro. Este es el lugar para correr en Austin.) No sé cuántos años tendría este hombre, pero parecía tener unos 80 años. Él era muy, muy blanco, canoso y siempre estaba vestido con un conjunto de correr de la vieja escuela. Ya sabés, medias blancas, largas y con rayas anchas y una vincha de tela de toalla.

Había dos cosas de este hombre que lo hacían verdaderamente interesante. Una, que nunca lo vi vestido con una remera de mangas largas, incluso cuando el clima era muy frío. Jamás. Él usaba un par de sus medias largas y blancas con rayas anchas en las manos – y que le llegaban hasta los codos – como “guantes”. ¡Buenísimo! La otra cosa es que él decía “Good morning” a todos, y estoy hablando de t-o-d-o-s los que estaban corriendo en el circuito por la mañana. Sus good morning’s eran largos y alargados. Me recuerdo riendo cuando corría junto a él porque sonaba algo así…

Goooood morning, goooood morning, good morning, goooooooooood morning, goooood morning, goooood morning, good morning, goooooood morning, gooooooood morning…

Era como una salutación que nunca cesaba. Tengo que decirlo: quería a este hombre. Él era un integrante del circuito de Townlake. Siempre estaba ahí. Siempre.

Ahora que estoy viviendo y corriendo en Buenos Aires, tengo otro amigo de correr a quien agradecer. Su nombre es Ruben y él también parece tener unos 80 años. Casi todas las tardes está sentado en su silla de jardín en su habitual lugar alrededor del Lago del Golf.

A él le llevó un buen tiempo reconocerme, como 4 o 5 meses, pero ahora le pone un rayo de luz a mi correr. A menudo corro alrededor del Lago del Golf, que es un circuito de 2k. Si estoy corriendo 13-15k puedo verlo 3, 4, o incluso 5 veces en un día.

Él es re dulce conmigo. Al principio, ni bien lo veo, siempre abre sus brazos muy ancho para pedirme que lo salude con un beso. Yo, por supuesto, siempre accedo: paro, le doy un beso en su mejilla y charlo con él un rato. Si no lo veo por unos días me saluda con la típica frase “¡Tanto tiempo!” y sigue preguntándome cómo va mi vida.

Además, él es mi animador. Al principio cuando me veía, sólo hacía el gesto argentino para decir “¡Qué rápido!”, y a medida que lo fui conociendo más, empezó a gritar mis tiempos para cada vuelta y a hacerme bromas como “No es bueno, ¡más rápido!” Siempre ha sido un momento de brillo en mi correr.

En realidad pienso que lo que estoy tratando de decir es que me siento muy agradecida de todos los personajes a lo largo de todos mis diferentes recorridos que han traído algo especial a mi correr. Estas personas han estado ahí junto a mí día tras día para saludarme, para preguntarme cómo va mi vida, para alentarme cuando estoy teniendo un día duro, y entonces allí están para levantarme un poquito el ánimo y seguir adelante.

Y por eso, quería decirles “¡Gracias!”

Te mando besos,

Jen

viernes, 1 de agosto de 2008

Cómo superar la melancolía de invierno


Fui a la clase de correr el otro día. Como fui caminando, noté qué oscuro que estaba y qué vacío que parecía nuestro lugar habitual para correr. Y como estaba mirando a mi alrededor, me sentí un poquita desanimada. Es decir, iba para allá cerca de las 7:15 para nuestra clase a las 7:30, y estaba reeee oscuro.

Cuando estaba llegando, le tiré algo muy inteligente a mi amiga, algo como “¡Che, está re oscuro!” Recibí una respuesta que fue igualmente inteligente, “¡Sí Jen, es invierno!” No había más remedio que reír.

Sabés que después de 32 años de pasar inviernos, pensarás que estoy acostumbrada a eso, pero no lo estoy. No es que no sepa que esto va a llegar, pero cuando es pleno invierno, siempre suelo notar qué poquita luz hay.

Después de preguntarle a mi amiga cuánto falta para la primavera y darme cuenta que tenemos otro 2 meses más, decidí que necesito pensar en algo para superar la melancolía de invierno. Después de lanzar algunas ideas posibles, pensé en la solución perfecta, algo para darle más brío a mi paso – decidí a ir al shopping. (-:

Ahora, todos los negocios están teniendo liquidaciones para deshacerse de la ropa de otoño e invierno. Esto significa que literalmente todo está en oferta. (¡Me encanta esa palabra!) Y ya que quedan 2 meses más de invierno, pensé que iba a tener mucho tiempo para ponerme mis cosas nuevas.

Decidí a ir al Alto Palermo donde pude, en una corta cantidad de tiempo, mirar tantas vidrieras como era posible. ¡Ah, fue todo una experiencia! ¡No fui la única chica que pensó en esta idea! Fui el lunes y los negocios estaban llenos – llenos de mujeres que estaban probándose cosas y de hombres sentados con caras suplicantes que decían: “¿Cuándo nos vamos?”

Para no deambular sin propósito alguno, sin saber lo que estaba buscando, decidí hacer shopping para una cosa en particular: las botas. Me encantan las botas nuevas, especialmente las botas largas; te levantan el look.

Después de ir a casi todos los negocios para zapatos, encontré poco de lo que estaba buscando – el estilo, color y forma perfectos. Pienso que probé 6 pares de botas, incluyendo, por ejemplo, el mismo par en diferentes talles. Justo cuando el vendedor empezó a hacerme bromas, encontré el que iba a ir conmigo. Pensé: sabés qué golazo cuando camines por la tienda llevando las botas y todas las chicas paren, se queden mirando y digan a los vendedores “¡Quiero probar esos!”

Y ahora, mientras miro mis pies con mis largas botas, sin tacos, de cuero, con brillo, me digo a mí misma….¿Melancolía de invierno? ¡Qué melancolía de invierno! ¡Me encanta el invierno!